Para Ser Más Productivo Deja de Consumir Tanta Información

escrito por  David Cantone

Yonkis Informacion

Vivimos en una época donde la información brota de todas partes. Todo, o casi todo, lo que quieras saber sobre un tema concreto lo tienes al alcance de unas cuantas búsquedas. Pregunta lo que sea y te será respondido.

A simple vista esto puede parecer algo bueno para tu progreso personal y el de tus proyectos pero no lo es, al menos si no se utiliza esta abundancia con ciertos límites.

Excesiva información acabará por ahogarte.

Mi propuesta es clara: establecer criterios para limitar la cantidad de información que consumimos.

Un ciclo sin fin

¿No te ha pasado nunca pasarte el día entero saltando de un contenido en la Red a otro? Tienes la impresión que todo lo que estás leyendo te va a ser útil para ti y para tu negocio, pero no es así. Lo único que te queda de todo ese tiempo consumido en la búsqueda y lectura de informaciones es un conjunto disperso de datos y conceptos mal arraigados en tu cerebro.

Al día siguiente en vez de poner en práctica lo leído el día anterior vuelves a empezar el ciclo sin fin de búsqueda y absorción de nuevos datos y conceptos. Eso es ser un yonki de la información. Por desgracia, como en todas las adicciones, el que la tiene no la quiere reconocer y una vez se reconoce el problema desengancharse cuesta. Sé de lo que hablo porque yo mismo he sido un auténtico yonki de la información en muchas ocasiones. Este ciclo es destructivo, de tu productividad, de tu progreso y, en ocasiones, incluso de tu salud.

La cura

El primer paso de la cura de toda adicción es reconocer el problema. El problema es consumir demasiada información sin que este tiempo invertido se traduzca en resultados tangibles.

Reconocido el problema es hora de poner coto a tanta información. Hemos de fijar, cada uno fija los suyos, unos criterios para filtrar y limitar nuestro acceso a la información.

El principal criterio que debería determinar qué información consumes es la calidad de su contenido. Otro criterio es la utilidad real de ese contenido para tu progreso personal o profesional. Dicho esto, eres tú quien decide cómo filtrar las informaciones a tu alcance.

El tiempo es limitado ¿por qué malgastarlo con contenidos mediocres en su calidad o que carecen de una utilidad real para nuestro progreso? ¿No sería mejor dedicar el tiempo que tenemos disponible a lo que sabemos que es de calidad y que funciona?

Las 3 fases para un uso productivo del tiempo

Si realmente quieres progresar en lo que sea que te propongas vas a tener que hacer un uso productivo de tu tiempo. Para ello hay que destinar el tiempo disponible a 3 fases distintas: (1) absorción de información; (2) reflexionar o pensar en esa información (relacionarla con nuestro conocimiento preexistente); (3) poner en práctica lo aprendido.

Estas tres fases son todas ellas imprescindibles en el proceso de un uso productivo de tu tiempo que te permita progresar en lo que te propongas. Un abuso de cualquiera de estas fases produciría un desequilibrio con las demás que repercutiría negativamente en tu progreso.

Absorber mucha información sin reflexionar sobre ella (o haciéndolo durante menos tiempo del necesario) y sin ponerla en práctica (o no destinarle el tiempo necesario) es inútil. Quien hace esto es un yonki de la información.

La mejor forma de aprender algo es poniéndolo en práctica. En vez de pasarte el día consumiendo informaciones sería mejor que después de leer algo bueno te detuvieras un rato a reflexionar sobre lo leído y trataras de buscarle aplicaciones concretas que te ayuden a mejorar a ti o a tus proyectos. Hecho esto es momento de ponerlo en práctica. Si no actúas ahora todo se quedará en papel mojado.

Esas personas que leen decenas de libros cada año o que se pasan horas leyendo el periódico o que miran programas de análisis político en la televisión o que leen decenas de posts diarios, dudo mucho que les sirva de algo todo ese tiempo dedicado más que para llenar su cabeza de ruido innecesario.

Menos es más

Mi propuesta: menos es más. Sé más selectivo. Lee menos pero lee mejor. Reflexiona sobre lo leído (o escuchado o visionado). Busca aplicaciones prácticas que te ayuden a progresar. Aplica lo aprendido. Sólo poniendo algo en práctica se consiguen resultados tangibles. Deja de ser un yonki de la información. La Red es una herramienta más que debes utilizar a tu favor, no dejes que sea ésta la que te controle a ti.

¿Eres o has sido alguna vez un yonki de la información? Deja abajo tu opinión sobre lo aquí dicho.

Si crees que este artículo puede interesar a alguien a quien conoces no dudes en hacérselo llegar. Ambos te lo agradeceremos.

Recibe mis emails con consejos prácticos sobre negocios online, marketing de contenidos y productividad, para ayudarte a construir un negocio rentable y escalable de cursos y/o coaching. Únete ahora gratis dejando tu email debajo.