La Perfecta Estrategia del Buen Emprendedor

Total War
Creative Commons License photo credit: Okko Pyykkö

Analizadas ya cuáles han de ser las cualidades que un buen emprendedor debe de poseer, especialmente para aquel que pretende llevar a cabo su actividad en la Red, ahora toca ir un paso más allá: conocer la estrategia de actuación perfecta.

La estrategia de actuación para un emprendedor es tan importante como el mapa para el marinero, sin el cual difícilmente se llegará a buen puerto. La estrategia que a continuación voy a plantear es muy sencilla y genérica, por lo que dentro de cada uno de estos pasos se podrían contener numerosas tareas. Especificar cuáles van a ser queda de tu cuenta.

La Perfecta Estrategia del Buen Emprendedor

1. Reunir un grupo de emprendedores capacitados para formar un equipo

Se puede emprender un negocio solo  aunque, según mi parecer, cuando la experiencia como empresario y el capital escasean no hay mejor forma de proceder que formando un equipo de personas apasionadas y entregadas por el fin común de crear un negocio. Está claro que dividir el coste inicial entre cuatro personas resulta mucho menos gravoso que aportarlo todo uno mismo, repartiendo con ello el riesgo de la iniciativa empresarial. Asimismo, cuatro personas pueden hacer mucho más que uno solo en cualquiera de las tareas que a continuación voy a explicar. A modo de ejemplo, cuatro personas promocionando el producto estrella del negocio tienen más posibilidades de darle a conocer que uno solo. Aunque si bien es cierto que lo más normal es que las tareas se dividan entre los diferentes integrantes del equipo en atención a sus capacidades, contactos y gustos.

Qué cosas hay que tener en cuenta a la hora de elegir a las personas que van a integrar el grupo:

  • ¿Cuántos deben formar el equipo?

Antes de pasar a enumerar las cualidades de nuestros futuros compañeros quiero dejar claro que más no siempre es mejor. De hecho, el número de integrantes debe ser el justo y necesario para dar vida al negocio. Incluir más de los necesarios sería un craso error por los siguientes motivos: (1) cuantas más personas formen el equipo más posibilidades de conflictos internos habrá, en especial por la formación de subgrupos influyendo en las votaciones; (2) los beneficios se repartirán también entre más personas, por lo que nos quedará una menor parte a nosotros. La Regla de todo buen equipo inicial debería ser: pocos (los justos), capaces y bien avenidos. De lo contrario, los conflictos internos pueden poner en peligro el proyecto.  Cuatro o cinco personas sería un buen número para el equipo inicial. Siempre cabe la posibilidad, a medida que se vaya definiendo la idea de negocio, de ir añadiendo nuevos miembros.

  • Qué cualidades hay que buscar en los aspirantes a miembros del equipo

Deben ser personas que en mayor o menor medida cumplan con las siguientes cualidades (enumeradas por orden de importancia):

(1)- Comprometidas con el proyecto

No hay nada peor que trabajar con personas que no creen en el proyecto, pues esa desconfianza en las posibilidades de la viabilidad del negocio se contagia a su trabajo, y, además, puede contagiar con sus dudas a otros miembros. La existencia de personas no comprometidas dentro del grupo representa un alto riesgo de conflictos, diseminación del equipo y, finalmente, de fracaso del proyecto.

(2) – Trabajadoras

Si no son trabajadoras será mejor que se queden en casa, pues levantar un negocio de la nada cuesta y mucho. No queremos personas que estén allí para hacer bulto y molestar.

(3)- Valientes

Quien no arriesga difícilmente va a ganar nada de valor. El emprendedor debe tener iniciativa y tomar riesgos (con mesura) sin temor del fracaso de un negocio fallido. Numerosos empresarios de éxito antes de ganar sus fortunas quebraron dos y tres veces, y estoy hablando de quebrar y no meramente perder el capital aportado.

(4)- Positivas

En las duras y en las maduras, sobre todo en estas últimas, hay que tener una sonrisa en la cara y mirar al futuro con esperanza. En toda empresa hay contratiempos que superar y, para ello, una mentalidad positiva ayuda. Imaginaros un equipo de fútbol que sale al campo desmoralizado, ese equipo pierde seguro, aunque su rival sea inferior. La negatividad es una enfermedad que se irradia y contagia a los demás desmoralizándoles. En cambio, la positividad motiva y hace equipo.

(5)- Creativas

La mejor forma de superar los obstáculos que se irán presentando a medida que avance la formación del negocio, a falta de grandes recursos (lo más normal), es haciendo uso de la creatividad en la búsqueda y aplicación de soluciones. El trabajo duro también ayuda a ese fin. A mí siempre me gusta pensar que no hay una sola forma de afrontar un problema (reto) sino varias de diferentes. Escoger la adecuada a la situación es la clave del éxito.

(6)- Capacitadas y cualificadas

En cuanto a capacitación me refiero a aquellas aptitudes y competencias que una persona tiene y de las que habitualmente se sirve en su actuación: saber trabajar en equipo; don de gentes; elocuencia; buena escritura; capacidad de análisis; capacidad de síntesis; etc.

Quisiera hacer un apunte en relación a la capacidad de trabajo en equipo. Hoy en día es crucial, más aún en las fases tempranas de la creación de un negocio. Uno sólo no puede hacerlo todo o, al menos, no puede hacerlo tan bien como si contara con la colaboración de otras personas. Generalmente hay dos motivos por los que una persona no sabe trabajar en equipo: (1) la timidez y (2) la falta de confianza en los compañeros. En la formación de empresas, sobre todo en las que están centradas en negocios online, delegar y colaborar con otras personas resulta imprescindible.

En cuanto a cualificación me refiero concretamente a su preparación y estudios. Una persona con estudios superiores tendrá más conocimientos sobre un tema específico que los que no cursaron esos estudios. Asimismo, el buen estudiante ha demostrado estar en condiciones de afrontar retos importantes y salir victorioso de ellos.

(7)- Experimentadas

La experiencia en la formación de nuevas empresas es importante, pues ayuda a acelerar el proceso y a evitar errores y contratiempos que pueden resultar muy caros. Ahora bien, he decidido colocarla en último lugar porque la experiencia es algo que inevitablemente se va a ir ganando con el tiempo a medida que avance el proyecto. Además, el aprendizaje y la experiencia es uno de los beneficios más importantes que se sacan de la actividad emprendedora. Aún y lo dicho, lo recomendable es que al menos haya una persona con algo de experiencia en el asunto de formación de negocios.

  • Repartición de costos, beneficios y toma de decisiones entre los integrantes del equipo

Cada grupo decide lo que le parece más conveniente. Lo recomendable y más normal, en estos primeros estadios de formación del negocio, es hacer una división en partes iguales tanto de los costes como de los beneficios, aunque como ya dije, aquí se puede pactar lo que se quiera. En cuanto a la toma de decisiones lo normal es optar o por el sistema de mayoría o por el de unanimidad. Yo, personalmente, prefiero la unanimidad. Aunque sólo pensando para la fase inicial del negocio. Una vez este ya está funcionando ya hay que jerarquizar la organización del grupo y pasa a  ser conveniente la toma de decisiones por mayoría.

2. La búsqueda de oportunidades de negocio

Salvo que ya se tenga la idea de negocio clara, el siguiente paso a dar sería la búsqueda de oportunidades de negocio. Las oportunidades siempre están allí fuera tan sólo hay que encontrarlas.

Lo más habitual es decidir primero en qué sector se está interesado. Lo recomendable, si no se tiene una idea clara sobre este extremo, es que cada miembro del grupo se ponga a buscar oportunidades de negocios en diferentes sectores. Hecha la repartición de sectores cada miembro deberá presentar ante sus compañeros una exposición sucinta de las ideas principales de su investigación y sus conclusiones finales, aportando la documentación adicional que respalde y documente su presentación. Hechas todas las presentaciones se debate. Por unanimidad se elige una y otra de reserva. Aquí la unanimidad es clave, pues no me imagino a una persona trabajando para un proyecto por el que no votó a favor. ¿Recordáis lo que dije acerca de la importancia del compromiso? Es vital para el éxito del negocio.

Decidido el sector hay que concretar la idea de negocio que se pretende llevar y el modelo que se va a utilizar. Para ello, todos los miembros del equipo se dedican a investigar todo lo que pueden de ese sector y, como antes, se presentan las ideas de negocio encontradas y se votan. Aquí, a la hora de votar a favor o en contra de una idea, no sólo hay que pensar en las potenciales ganancias que se podrían conseguir de salir bien la jugada sino también la competencia que hay y los costes y trabas que implica llevarla a cabo.

Por último, hay que decidir qué plataformas se van a utilizar para promocionar y vender los productos. Actualmente, internet se ha convertido en una plataforma de uso casi obligada para obtener el máximo beneficio, sobre todo si el producto es de contenidos (música, libros, videos, cursos, etc.) pero no tan sólo, pues mirad lo que han hecho Zapoos con la venta de zapatos. Para los que duden del potencial de internet como plataforma de venta que busquen en Google cuánto ingresan Amazon y la citada previamente. Las plataformas existentes para promocionar un producto son básicamente las siguientes: establecimientos físicos; publicidad en la calle y en lugares cerrados; revistas y periódicos; radio; televisión; internet; y, por último; la telefonía móvil. La televisión sigue mandando en cuanto a la promoción de marcas y productos pero, según la opinión de un servidor, en unos años internet va a ocupar el primer puesto, sobre todo después de integrarse con la televisión, cosa que se producirá en breve aunque no notaremos su pleno potencial hasta pasados unos años. Ahora mismo, considero que los precios que están cobrando los medios tradicionales para vender sus espacios publicitarios son totalmente desorbitados. Espero una corrección en este sentido a medida que el dinero de la publicidad se empiece a mover a internet. Las compañías se están dando cuenta que internet es el futuro en la promoción y venta, pues ambas se pueden producir al instante: yo veo el anuncio y al momento saco la tarjeta y lo compro. Además, con internet puedes saber cuánta gente exactamente está interesada por tu producto (por ejemplo con la contabilización de clicks).Son simplemente unos ejemplos de las ventajas de internet frente a las plataformas tradicionales. No olvidemos que internet sólo tiene 15 años de vida y que el crecimiento de sus usuarios año tras año es inmenso. En internet, además, los precios que se cobran, por regla general, son bastante asequibles. Y, con un poco de trabajo y creatividad, apenas hay que gastar dinero para publicitar un producto o una empresa con el efecto de los blogs y de las redes sociales. Un ejemplo de esto es Vaynermedia, una consultora especializada en branding para compañías y celebridades.

3. Actuar.

Tan pronto todo lo anterior se tenga hecho y listo hay que actuar, llevarlo todo a la práctica, lanzarse al ruedo. Ten siempre presente esto: la inactividad mata. No pienses demasiado las cosas, una vez estén lo suficientemente claras hay que actuar o se corre el riesgo de abandonar o de dedicar demasiado tiempo a las etapas iniciales. Los años corren, todo tiene su tiempo. No dediques más tiempo que el estrictamente necesario a cada etapa, de lo contrario se corre el riesgo de que aparezca el tedio y el estrés. Hay que avanzar paso a paso pero siempre hacia delante.

Aquí tal vez te venga bien refrescar este interesante artículo: Lo Perfecto es Enemigo de lo Bueno

Este es el último paso. Veamos que sucede después:

¡Funciona! – Hay negocio viable

Bien. Ha sido difícil pero al final tanto esfuerzo ha valido la pena, tenemos un negocio que da beneficios, es viable.

  • Pero bueno, aún y haber salido la cosa bien, no hay que dormirse en los laureles. Ahora es momento de trabajar para implementar mejoras que nos permitan aumentar los beneficios, es decir, que nos ayuden a optimizar el rendimiento del negocio. Me estoy refiriendo a crear nuevos productos dentro del mismo negocio; a implementar mejoras en el sistema de venta y distribución; a reducir costes; a mejorar la promoción de los productos y de la marca; etc.
  • Una vez hecho esto, hay que proceder al último paso: la contratación de trabajadores asalariados para que lleven a cabo aquellas tareas que no requieran de nuestra participación directa. Cada vez hay que ceder más responsabilidades a los trabajadores para así liberarnos nosotros de trabajo. Nuestra participación se debe de limitar al control de los resultados del negocio, la toma de decisiones importantes y a coger el dinero. Si los resultados van a peor habrá que comprobar las causas y aplicar una solución. Las causas pueden variar mucho, pueden ir desde  poca productividad por parte de los trabajadores, actuaciones por parte de estos de competencia desleal, hasta cambios en el mercado y en la demanda. Para ese trabajo lo más inteligente, aunque dependerá del tamaño de la empresa, es externalizar la tarea a una consultora especializada.

¡No funciona! – No hay negocio viable

Fácil. En el supuesto que el negocio no de beneficios por mucho que os esforcéis habrá que clausurar el chiringuito y empezar de nuevo con la aventura empresarial. Lo malo, la pérdida del capital aportado, lo bueno, el conocimiento y experiencia adquiridos durante el proceso de creación del negocio. Creedme, el valor de este último seguro que supera con creces el del primero. Bueno depende lo que hubierais aportado :D.

Ahora podéis, o bien empezar de nuevo a buscar un nuevo sector o decantaros por la idea de negocio que os habíais guardado en la recamara en las votaciones. Eso ya lo decidiréis vosotros alzando la mano.

Si queréis un ejemplo de todo lo explicado arriba, aquí os dejo el enlace al blog personal de Didac Lee, que es, tal y  como a él le gusta definirse, un emprendedor por vocación y profesión experto en superar adversidades, riesgos y gestionar marrones. Sin duda, de lo que sí estoy seguro es que es todo un fenómeno y un ejemplo para todos nosotros. El encarna a la perfección lo que yo llamo el espíritu emprendedor.

¿Qué os parece la estrategia? Me encantaría saber qué opináis y, concretamente, me gustaría escuchar lo que tiene que decir un emprendedor para que aporte su granito de arena. También me podéis enviar un tweet via Twitter.

¿Os ha gustado el artículo? Por favor, ayudarme compartiéndolo con vuestros amigos. Clicar en el botón de me gusta de Facebook o al de Retweet the Twitter. Gracias camaradas.

¿Te ha gustado este artículo?
Suscríbete hoy mismo a la newsletter y recibe contenidos exclusivos de marketing y negocios online que no se publican en el blog.
3 Responses to La Perfecta Estrategia del Buen Emprendedor
  1. [...] Fuente: David Cantone   Imagen: Lemonade stand  [...]

  2. Claudia LungNo Gravatar
    October 1, 2013 | 4:19 am

    excelente. soy maestra de la materia de emprendedores y este tema esta a doc con mi temario…….graciasss, ojala pueda seguir en contacto o en su defecto puedan mandarme link o articulos de temas similares…..gracias de nuevo

Leave a Reply

Wanting to leave an <em>phasis on your comment?

Trackback URL http://davidcantone.com/estrategia-buen-emprendedor/trackback/