fbpx

Una Asignatura Pendiente: Los Emails Personalizados

escrito por  David Cantone

Emails Personalizados

Cada semana recibo emails de personas y empresas que quieren que les ayude con la promoción de alguna cosa.

La mayoría de esos emails no obtienen respuesta por mi parte. Otros ni siquiera los abro.
¿Por qué? ¿Es que acaso me creo un guru o divinidad, por encima de lo terrenal? Ni mucho menos, la respuesta es muy sencilla …

Alguien que no se toma la molestia de personalizar el email que me manda no merece que le responda. Como la mayoría no personalizan sus emails yo no los respondo.

¿Qué te parece?

A lo que voy. Un email no personalizado o personalizado de forma deficiente (esos que llevan tu nombre pero se ve a la legua que han sido creados a partir de un molde) son una falta de respeto.

Trata a las personas como personas y no como entes anónimos y éstos tomarán en serio tus proposiciones, o al menos abrirán tus emails y los leerán.

Por si el no personalizar el email no fuera suficiente, además esas personas o empresas cometen otro error fatal en sus mensajes …

Sólo piensan en ellos, concretamente en lo que tú puedes hacer por ellos. A mí me importa bien poco lo que necesiten los demás, a mí como blogger sólo me importan 2 cosas: (1) el valor que yo reciba y (2) el valor que reciban mis lectores.

Si tu propuesta me aporta valor a mí y a mis lectores seguimos hablando. Si esa propuesta sólo te beneficia a ti entonces no hay nada más que hablar.

Con esto no pretendo mostrar ni enfado ni mi lado oscuro, simplemente lanzar un mensaje para que lo recoja quien quiera: dedícale tiempo a tus emails si quieres que tengan efecto. Ojo! No sólo conmigo sino con cualquier hijo de vecino.

Ese primer email, mal formulado, puede significar la ruina en la efectividad de tu campaña de marketing.

En la entrada anterior a esta expuse un caso real de cómo influenciar a los influenciadores. Estrella Galicia se puso en contacto conmigo para hacerme un regalo sorpresa. Si yo no hubiera abierto ese email inicial y si no me hubiera interesado su propuesta hoy no tendrían un artículo dedicado en mi blog, con más de 170 retweets en apenas 4 días.

El email no era personalizado del todo, pues se notaba que lo habían replicado. A pesar de ello el email pasó mi filtro. ¿Por qué? Porque el remitente del email era una persona que conozco y respeto.

Por lo tanto, de todo esto se extraen 3 lecciones importantes:

1- Personaliza tus emails según su destinatario. Demuéstrale que le valoras y respetas, sin parecer un adulador.

2- El mensaje debe dejar claro el valor que recibe la persona destinataria del mensaje y su audiencia de aceptar éste tu propuesta.

3- ¿Eres una persona o marca conocida y de confianza para el destinatario del mensaje? Si no lo eres busca a alguien que lo sea para que haga el primer contacto y te presente, o bien para que mantenga el contacto en tu nombre.

Piensa en estos tres puntos la próxima vez que envíes un email a alguien de quien quieras obtener algún beneficio. Verás como la efectividad de tus emails y, por consiguiente, de tus campañas de marketing aumentan considerablemente.

¿Te ha gustado? Comparte esta entrada en Twitter y Facebook clicando los botones de abajo. Muchas gracias!

Únete a más de 19.000 suscriptores y recibe consejos prácticos cada semana sobre productividad, hábitos, creatividad, monetización de habilidades y más.