¿Proyectos Inacabados? Como Terminar lo que Se Empieza

escrito por  David Cantone

Terminar Proyectos
Creative Commons License photo credit: DafneCholet

Estamos trabajando en un nuevo proyecto y parece que este nunca llegue a su fin. ¿Qué podemos hacer para que lo que nos propongamos llevar a cabo acabemos por terminarlo en una fecha razonable? La respuesta es simple: tenemos que fijar una fecha límite. Pasada esa fecha el 90% del proyecto debe de estar acabado, sí o sí. El 10% restante consiste en tareas de menor importancia, retoques y demás pruebas para tenerlo todo listo para el lanzamiento del producto.

Desde el día uno en que te propongas en serio llevar a cabo un proyecto tienes que tener clara la fecha de finalización. Esto es crucial para evitar estar meses y meses a la deriva y sin terminar lo que un día empezaste. Estoy seguro que tú mismo (al igual que yo) tienes muchos proyectos que empezaste y que podrían a ver tenido resultados interesantes pero que a día de hoy lamentablemente ya están escondidos en un cajón cogiendo polvo.

No te engañes, ese proyecto es muy improbable que lo desempolves en un futuro. Se quedará en ese cajón cogiendo polvo para siempre. De hecho, que ese proyecto ahora esté en ese cajón (entiende cajón como cualquier lugar físico o no donde guardas tus proyectos en perpetuo estado latente) no es más que una forma de aliviar el remordimiento de no acabar lo que empezaste engañándote a ti mismo diciéndote que algún día, en el que los astros se alineen de alguna forma en particular, tú vas a retomarlo y llevarlo a su máximo potencial.

Te tiene que quedar muy clara una cosa: el tiempo que destines a una tarea/proyecto es el tiempo que vas a tardar en terminarla; y no por destinarle más tiempo va a estar mejor acabada sino que me atrevería a decir que más bien es al contrario. La tarea o proyecto se amolda al tiempo que le tengas asignado. Cuanto más imprecisa e indefinida sea esa limitación temporal más se alargara la tarea, llegando incluso a no terminarse nunca y a posponerse indefinidamente. La limitación temporal para acabar una tarea nos obliga a concentrar nuestro esfuerzo en terminar aquello que consideramos esencial. Hecho lo esencial los detalles y remiendos es lo único que falta.

Por lo tanto, si quieres terminar aquellos proyectos que empiezas es imperativo que te fijes una fecha límite para terminar, por lo menos, el 90% o núcleo esencial de esa tarea. Apúntatelo en un calendario que tengas a la vista, en tu agenda, en tu iPhone, donde sea, lo importante es que tengas clara la fecha límite. Fijada la fecha (una fecha razonable) mantente firme, no hay vuelta atrás. Llegado el día fijado para “la entrega”, aunque el proyecto no esté terminado del todo te sorprenderás de lo mucho que has avanzado. Ahora sólo queda retocar, pulir y probar tu proyecto.

Si quieres ahondar un poco más en las ideas tratadas en este artículo te recomiendo que te mires bien estas dos entradas:

Y ahora, si te ha parecido útil o interesante la entrada compártela dándole a cualquiera de los dos botones que te aparecen abajo. ¡Gracias!

Recibe mis emails con consejos prácticos sobre negocios online, marketing de contenidos y productividad, para ayudarte a construir un negocio rentable y escalable de cursos y/o coaching. Únete ahora gratis dejando tu email debajo.