fbpx

BLOGGING: La Mejor Estrategia de Publicación de Contenidos (para ti)

escrito por  David Cantone

estrategia contenidos

El tipo de contenido que publicas y la frecuencia con la que lo haces tiene una incidencia directa en los resultados que obtienes con tu blog.

Muchos bloggers se lamentan de que no obtienen suficientes visitas a pesar de que publican contenidos con cierta regularidad. No se explican en qué están fallando.

De hecho, es MUY probable que la explicación se encuentre en la estrategia de publicación de contenidos que están siguiendo en sus blogs.

Pues, lo sepamos o no, TODOS los bloggers estamos siguiendo una estrategia de publicación de contenidos. Publicar cuando a uno le apetece sobre lo que le venga en gana es también una estrategia de publicación de contenidos.

Existen tantas como bloggers hay (y rondamos ya los 200 millones!).

Tener una buena estrategia de publicación de contenidos ha sido determinante en el crecimiento de mi blog.

En esta entrada no voy a tratar todos los elementos que dan forma a una estrategia de publicación de contenidos, sino que me voy a centrar en los dos que son más importantes: (1) la frecuencia de publicación y (2) los contenidos.

La Perfecta Estrategia de Publicación de Contenidos Es Aquella Que…

… mejor sirva a tus intereses.

En otras palabras: no hay una fórmula única e infalible que sirva a todos por igual. Cada caso es un mundo.

No todos tenemos la misma facilidad para producir contenidos, ni tenemos los mismos conocimientos, ni tenemos los mismos objetivos con nuestros blogs, ni el mismo compromiso, etc.

Lo que quiero decir es que la correcta estrategia de contenidos será aquella que mejor se ajuste a tu situación concreta.

Ahora bien, es cierto que hay unas estrategias que son más efectivas en sus resultados que otras y que, en su mayoría, todos deberíamos tratar de ajustar nuestra estrategia a esas que funcionan y alejarnos de las que no.

Esto es así en todos los casos, con independencia de tus habilidades y del nicho de tu blog.

Así que vamos a ver los dos elementos principales de toda estrategia de publicación de contenidos: (1) la frecuencia y (2) el contenido.

1. La Frecuencia

Empecemos por la gran pregunta:

¿Cuántos Posts Publicar?

A menudo, mínimo 2 a la semana, y manteniendo una regularidad constante, semana tras semana, mes tras mes, año tras año.

Seguro que has escuchado ese dicho que dice que “el blogging es una maratón más que no un sprint”. No le falta razón. No debes ir demasiado lento, porque esto no es un paseo, ni debes tratar de correr demasiado, porque te agotarás a mitad de camino. Exígete una constancia a la hora de publicar contenidos de calidad, pero sin pasarte. Dos palabras: exigencia controlada.

Sabemos que a Google le gustan los contenidos frescos y que, por ello, recompensa a esos blogs que se actualizan a menudo y que mantienen, sin muchos altibajos, su frecuencia de publicación durante largo tiempo.

Además, el publicar a menudo te permite tener muchas entradas indexadas en Google, lo que a fin de cuentas es lo que necesitamos para atraer visitas a nuestro blog del Gran buscador.

Imagínate que nuestro blog es una red de pescar y que cada entrada que publicamos es un hilo nuevo que hace esa red un poquito más grande con la que atrapar más peces. Ahora bien, la cantidad de hilos no lo es todo, sino que también importa la calidad de estos. Si los hilos de la red son de mala calidad acabaran por romperse y no pescaremos nada. Tampoco pescaremos suficientes peces si tenemos una red demasiado pequeña, a pesar de que sus hilos sean de primera calidad. Hay que encontrar un equilibrio entre cantidad y calidad.

Pero no sólo eso, sino que, además, el publicar posts con frecuencia hace que nuestros lectores visiten más a menudo nuestro blog y que siempre tengan a su disposición algún contenido fresco nuestro del que hablar y compartir en las redes sociales.

Por todo ello, mi recomendación es que publiques al menos 2 artículos semanales.

Para el Que Justo Empieza o el Que Tiene Prisa

Ahora bien, si justo empiezas con tu blog y quieres posicionarte y construir una audiencia rápido, mi recomendación es que intensifiques el ritmo publicando al menos un post al día.

Esto mismo hice yo y me ha funcionado.

Échale un vistazo a mis archivos. Fíjate como en los primeros meses de vida del blog seguí un ritmo de publicación intenso (a un post diario, a veces más) y, con el paso de los meses, a medida que iba ganando audiencia, reduje la marcha a 2 posts semanales, cifra que ha demostrado ser la adecuada para mí y para el crecimiento del blog.

Leo Babauta de ZenHabits.net (y otros tantos A-List bloggers) hizo lo mismo y también le funcionó.

Ver: Cómo Crear Momentum y Llegar al Punto de Inflexión

Si todo va más rápido cuanto más publiquemos, entonces ¿por qué reducir la marcha? Puedes pensar. Por varias razones:

1- Para subir el listón de calidad y valor de tus artículos. A medida que ganes audiencia querrás pasar a ser un referente en tu nicho. Eso no se consigue publicando mucho sino publicando calidad y, para ello, necesitamos tiempo. Si quieres que otros hablen de tus entradas y las compartan en las redes sociales, y si quieres tener más seguidores, vas a necesitar crear contenidos que aporten un verdadero valor a la comunidad. Hoy en día lo bueno ya no es suficiente, hay que subir el listón.

2- Para dejar que los artículos agoten su tirón inicial. Cuando publiques un buen artículo, más si este es extenso en su desarrollo, es recomendable dejar unos días para que la comunidad los pueda leer y compartir. Si cada día publicas cosas nuevas no dejas tiempo a que la gente los digiera y los valore en su justa medida y, por ello, limitas el alcance de lo que has escrito. Por regla general un buen artículo necesita entre 3 y 4 días para agotar su tirón inicial. Ese es el tiempo que yo recomiendo que dejes entre tus entradas al blog, siempre y cuando estas sean de gran calidad y valor para tu audiencia.

3- Para liberar tu semana de tiempo para dedicar a otros asuntos importantes de tu negocio. Escribir cada día contenidos de calidad es muy exigente y no todo el mundo puede con ello. Piensa en cuál es el mejor uso que puedes hacer de tu tiempo. Escribir posts es importante pero, durante todo ese tiempo que inviertes en tus posts, estás dejando de hacer otras cosas también importantes para tu negocio.

Mi consejo es que sigas un ritmo de publicación que te sea posible mantener sin problemas durante años sin necesidad de sobrecargar tu carga semanal de trabajo.

Recuerda: esto es una maratón. La clave está en mantener un buen ritmo de forma constante sin muchos altibajos.

Existen bloggers como Enrique Dans o Seth Godin que publican a diario y llevan haciéndolo así durante muchos años. A ellos les funciona y han demostrado que pueden sobrellevarlo. Mantienen el ritmo y se han visto recompensados por ello con enormes audiencias de fieles lectores y seguidores.

En mi caso el acercamiento que he elegido es el de limitar mis publicaciones a dos entradas semanales. Las razones ya las sabes. De momento me funciona, es un ritmo llevadero, el blog crece a un ritmo sostenido y me deja tiempo para otros asuntos también importantes.

Los Mejores Días para Publicar Contenidos

Según mi experiencia personal, los mejores días para publicar un post, en términos de alcance de gente a la que puede llegar, son el lunes, martes y jueves.

El viernes y sábado, en cambio, son los días que menos actividad registran los blogs y las redes sociales.

Durante el viernes, sábado y domingo las visitas caen bastante en comparación con el resto de la semana. Es por ello que no recomiendo publicar artículos importantes esos días, pues tendrán una menor visibilidad.

Ahora bien, si no quieres que las visitas a tu blog caigan en picado durante el fin de semana, puedes publicar una entrada más corta o menos elaborada o bien compartir en Twitter artículos que hayas publicado en el pasado en el blog.

Reserva para el lunes, martes o jueves tus entradas más elaboradas.

El Mejor Momento del Día para Publicar Contenidos

En mi caso, en los días laborables, acostumbro a publicar mis entradas a eso de las 6 am de la mañana. De 6 a 9 am es la franja horaria que mejores resultados me ha dado. Esto es así porque muchas personas aprovechan las primeras horas del día para informarse de los contenidos que aparecen nuevos.

Además, al publicar tus contenidos pronto en la mañana les estás dando a tus entradas más tiempo de visibilidad, pues las horas de sueño son horas “muertas” en términos de lectores y shares. Por ello, evita publicar tus contenidos por la tarde o la noche, porque estarías limitando su visibilidad.

2. Los Contenidos

Los contenidos son el motor de tu blog. Si estos fallan el resto no se mueve. [Retweet]

¿No consigues visitas? Un 95% de culpa seguro que la tienen tus contenidos. Como te acabo de decir, hoy lo bueno ya no es suficiente.

Tu trabajo ha de hablar por sí solo para que otros hablen de él. [Retweet]

Hay demasiados mensajes compitiendo por nuestra atención. Vivimos vidas cada vez más ajetreadas y llenas de interrupciones. No hay tiempo que perder. Así que cada vez somos más selectivos con el uso que hacemos de nuestro tiempo a la hora de elegir contenidos para leer (ver o escuchar).

En otras palabras, si quieres que otros compartan tus contenidos, vas a tener que arremangarte para producir contenidos relevantes para tu audiencia que aporten un verdadero valor. Eso cuesta.

Cierto, cuesta. Pero…

¿Cuál es la alternativa? De nuevo, tus artículos son tu carta de presentación y lo serán mientras sigan indexados, haz que estos hablen bien de tu marca. Busca la excelencia en tu trabajo tratando cada día de mejorar lo presente.

Pero es que ni siquiera la calidad de los contenidos es suficiente. Hoy en día, en especial en internet, la presentación que hagas de tus contenidos es casi tan importante como las palabras que contienen.

Pónselo fácil al lector.

Haz Que Tus Contenidos Sean Atractivos y Fáciles de Consumir

Para que te hagas una idea. Cuando preparo un post para este blog lo divido en 4 partes, las cuales escribo por separado. Estas partes son: el título, el inicio del post (hasta el primer encabezado), el cuerpo del artículo y el final (incluyendo una petición al lector para que comparta la entrada en las redes sociales).

Cada una de estas partes tiene su función y, por ello, requieren que les dedique una atención especializada.

Empecemos.

1. El Título

Utiliza títulos llamativos y que despierten el interés del visitante. Salvo que tengas una gran audiencia fiel a todo lo que escribes vas a necesitar atraer cuantos más clics puedas con tus títulos. Esta es sin duda la parte más importante de tu post, dedícale el tiempo que se merece.

Ver: 10 Fórmulas para Escribir Títulos que Funcionan

2. El Inicio

El inicio de tus posts es lo primero (y muchas veces lo único) que las visitas van a leer cuando aterricen a tu página. Por ello, empezar bien tus posts es tan importante.

Su único objetivo es conseguir que la visita se anime a seguir leyendo el texto que le sigue (cuerpo del artículo) o que al menos escanee visualmente los encabezados del post. Para ello, vas a tener que despertar su interés por seguir leyendo.

Fíjate cómo lo hago yo en mis entradas, pues le doy mucha importancia a cómo empiezo mis posts. Fíjate también como lo hacen otros bloggers que sepas que sus entradas son populares e identifica buenas prácticas.

Ver: 6 Formas Sencillas de Empezar Bien Tus Posts

3. El Cuerpo

Pero no tan sólo hay que despertar el interés del lector por clicar el enlace que le lleva a tu post o incitarle a seguir leyendo, sino que además hemos de presentar el texto de tal forma que le resulte fácil de consumir.

Haz fácil el escaneo de tus contenidos:

  • Estructura el cuerpo del artículo diferenciando claramente los diferentes puntos que tratas en este.
  • Coloca encabezados.
  • Utiliza las negritas para dirigir la vista del lector.
  • Deja aire entre los párrafos.
  • Utiliza frases cortas, párrafos cortos y palabras sencillas.
  • Sírvete de las imágenes para romper los bloques de texto y hacer la lectura más amena y visualmente atractiva.

Ver: El Arte de Saber Escribir: 10 Consejos para una Escritura Fácil de Leer

4. El Final

Resume de forma sucinta los puntos clave tratados en tu artículo o bien directamente ofrece una conclusión que cierre tu entrada de una forma elegante o ingeniosa (por ejemplo, haciendo referencia a algo que has introducido al inicio del post).

Ve directo al grano. El lector quiere terminar de leer cuanto antes para pasar a otra cosa.

Y, por último, un recordatorio: pídele al lector que comparta el post en una o dos redes sociales. Cuantas menos opciones le des mejores resultados obtendrás. Este último paso puede parecer prescindible pero créeme, tus lectores tienen que saber que una buena forma de recompensar tu esfuerzo es con un simple gesto: un click en los botones de share de Twitter, Facebook o el que sea que utilices.

Como ves, no todo es tan sencillo como escribir cualquier cosa más o menos decente, publicarla y esperar buenos resultados.

Como todo en esta vida si queremos obtener buenos resultados tenemos que aplicarnos, aprender y tratar de mejorar cada día con lo que hacemos. No hay fórmulas mágicas, sólo dedicación y amor por tu trabajo.

Confío en que esta entrada y los artículos a los que he enlazado te ayuden en tu búsqueda de la perfecta estrategia de publicación de contenidos, para ti.

Manda un tweet del artículo si te ha gustado o compártelo en Facebook si lo prefieres (o en los dos ;)). Gracias.

Únete a más de 19.000 suscriptores y recibe consejos prácticos cada semana sobre productividad, hábitos, creatividad, monetización de habilidades y más.