De la Desidia y la Complacencia

escrito por  David Cantone

desidia y complacenciaHoy tengo algo muy especial que mostrarte.

No se trata de un post al uso de los que te puedas encontrar a menudo, ni en este ni en otros blogs.

Me gusta escribir, pero no sólo escribo sobre temas de marketing, negocios y productividad, sino que también escribo relatos de ficción y poemas. Sí, poemas. 🙂

Hoy te traigo uno de lo segundo: un poema. Pero antes de que salgas pitando de esta página, quiero que sepas que no es un poema cualquiera.

Este poema lo escribí para tener siempre presente cuáles son mis principales enemigos: la desidia (la falta de esfuerzo y dedicación) y la complacencia (la satisfacción por haber alcanzado un nivel determinado de capacidad).

Ambos estados forman parte inherente del género humano, por lo que nuestra lucha se prolongará a lo largo de toda nuestra vida. En esa lucha habrán altibajos, es inevitable, pero lo importante es no perder nunca de vista al enemigo: está dentro nuestro, somos, de hecho, nosotros mismos.

Este poema no es tan sólo un recordatorio sino también una solución (o llámale una inspiración), la cual encontrarás en los últimos versos.

Prefiero no darte mi interpretación del significado de los tres últimos versos, pues creo que es mejor que seas tú mismo quien extraiga la interpretación que consideres correcta. Ahí está la gracia de lo ambiguo, cada uno lo ve a su manera. Para mí tiene un significado y para ti puede tener otro, lo importante es que ese significado te sirva de inspiración y motivación en tu camino.

Este soneto me ha servido mucho (y me servirá) en mi vida. En vez de guardármelo para mi intimidad, he preferido hacerlo público y compartirlo contigo, mi lector y compañero de andanzas. Espero que te guste.

De la Desidia y la Complacencia

Falsa consejera de mis tareas
con pobre resultado me contentas
y con el vino dulce que fermentas
mi inteligencia nublas y mareas.

Atrapado en la miel de tus correas
de mis obligaciones me exentas;
vagando, sin rumbo fijo, a tientas
del camino del éxito me apeas.

Del mortal influjo de tu veneno,
de sabor dulce con regusto amargo,
lucho porfiado para curarme.

Para poder despertar del letargo
mi mirada alzo, para iluminarme,
pues el cielo de estrellas está lleno.

Catorce versos, un mensaje: Sé inconformista y lucha por ello. No te contentes con menos de lo que mereces y demuestra al mundo lo que vales.

O un poco más elaborado: No estamos en este mundo para pasar desapercibidos por un camino sin luces, sino para dar lo mejor que llevamos dentro iluminando con nuestras acciones el camino que recorremos. Así que ya sabes, lucha, actúa y que la luz alumbre tu camino (y el de otros).

La verdad es que me hace especial ilusión que este poema llegue a otros. Si te ha gustado compártelo en Twitter o en Facebook con los botones de abajo. Gracias!

Cuando estés listo, hay 2 maneras en las que te puedo ayudar:

1. EmprendeCreador University: Comunidad privada en la que aprenderás a lanzar y hacer crecer un negocio de microeducación de coaching, consultoría o experto.

2. Negocio Escalable: Programa de consultoría 1 a 1 con David en el que aprendes a sistematizar y escalar tu negocio. Este programa es para Agencias, Negocios B2B, Coaches, Consultores y Educadores Online de Ticket Alto.

Únete a más de 20.000 suscriptores y recibe un consejo práctico cada semana para lanzar, hacer crecer y monetizar tu negocio online de cursos, coaching o consultoría.