fbpx

Cómo Conseguir Buenos Resultados (y dejar de perder el tiempo)

escrito por  David Cantone

como conseguir resultados¿Cómo conseguir buenos resultados? La respuesta está en esta imagen de Homer Simpson y su barbacoa.

¿Recuerdas ese capítulo de Los Simpson en el que Homer intenta construir una barbacoa? De no ser así, puedes ver la escena aquí.

Homer acaba de comprar una espectacular barbacoa para su jardín. Con esta barbacoa va a ser la envidia del vecindario, en especial de su vecino Flanders. Solo hay un problema: tiene que montarla.

Una vez Lisa le deja su puesto, tras poner una base de cemento donde colocar la barbacoa, le toca el turno a Homer para rematar la faena montando las piezas de la barbacoa.

Tras un buen rato de meteduras de pata y mucha frustración, ve como la preciosa barbacoa que había comprado se ha convertido en un montón de desechos que no sirven para nada.

Y es entonces, mientras apalea la barbacoa con una palanca de hierro por la frustración de no conseguir los resultados que esperaba, cuando se pregunta: ¡¿Por qué siempre tengo que fracasar como albañil?!

Y ahí está la clave, pero antes de que te explique de qué se trata, déjame que te cuente algo que me ha pasado hoy mismo (en el momento de escribir esto).

Me he comprado un mueble. Lo necesitaba, ya que me serviría para colocar algunos libros que tengo amontonados por casa. Y, además, quedaría muy bien en mi habitación. Solo había un problema: tenía que montarlo.

Ya ves por donde van los tiros, ¿no?

Después de toda una tarde atornillando y dándole con el martillo, algo falló durante el proceso de montaje y lo que debía ser un maravilloso y funcional mueble, terminó convirtiéndose en un amasijo de maderas y tornillos sin arreglo posible.

Aquí tenemos una foto del “mueble”. Es puro arte marginal.

arte marginal

Consumado el desastre, me vino a la mente la anterior escena de Homer y su barbacoa. «Como la vida misma», pensé.

Esta habría sido una tarde perdida, de no ser porque de los errores se aprende, y te aseguro que esta lección no se me va a olvidar fácilmente, por lo gráfica y clara que ha sido:

Yo, al igual que Homer, no soy albañil, ni monto muebles. No me gusta hacerlo, ni se me da bien. Normal que el resultado que esperábamos (el ilustrado en la caja) no se diera en la realidad.

En conclusión, para conseguir buenos resultados de nuestro trabajo, y hacer un uso provechoso de nuestro tiempo y energía, hemos de centrarnos en hacer aquellas cosas que más nos gustan e interesan, y que mejor se nos dan. El resto, que lo haga otro a quien le guste y se le de bien.

Es decir, lo que tanto Homer como yo debimos haber hecho, es comprar el mueble montado o bien pagar a alguien para que lo montara, e invertir nuestro tiempo en cosas más provechosas para nosotros, en base a nuestros intereses (cosas que nos gustan) y talentos (cosas que se nos dan bien).

Pero esto no solo es aplicable a muebles, y aquí viene lo importante, esto es aplicable a todas las actividades y tareas que se nos presentan en nuestro día a día, las cuales podemos hacer nosotros, o las pueden hacer otros por nosotros, a cambio de una contraprestación.

Cuando te centras en lo que te gusta (interés) y se te da bien (talento) consigues buenos resultados rápido. Por el contrario, cuando tratas de ser lo que no eres, y de hacer lo que no te gusta ni se te da bien, acabas golpeando los restos de tu barbacoa con una palanca de hierro, es decir, consigues malos resultados, además de una pérdida de tiempo, dinero y salud mental.

Así que ya sabes: Haz lo que te gusta y sabes hacer mejor y conseguirás buenos resultados, todo lo demás que lo haga otro, de lo contrario que no te extrañe si las cosas no terminan como esperabas.

Únete a más de 19.000 suscriptores y recibe consejos prácticos cada semana sobre productividad, hábitos, creatividad, monetización de habilidades y más.